Aunque intenté que no me pasara como con Ades. Ángeles desvanecedores, resulta que la lectura de esta continuación de la serie Dominadores de almas, titulada Vein breaker, de la autora canaria Melani Garzón Sousa, también se me ha retrasado más de lo que me hubiera gustado.

Pero ya está hecho. Por fin encontré el momento para meterle mano y, como me pasó con el anterior, ahora me arrepiento de no haberla leído antes.

Con esta nueva entrega de la serie, Melani profundiza aun más en sus personajes protagonistas, dando al lector más pistas sobres sus pasados, motivaciones e intereses, al tiempo que introduce algunos nuevos, como los Vein breakers que dan título a la novela.

La acción sin ser trepidante hasta llegar al final, se dosifica de manera excelente, dando prioridad a la investigación, los recelos y los diálogos entre personajes para explicar las cosas. Las dudas, celos, desconfianzas y conspiraciones se suceden en una vorágine de sospechas que la autora sólo resuelve, como si de una buena novela de Agatha Christie se tratara, en la última página.

El final del libro, para mí lo mejor, es apoteósico, tanto por su desarrollo y la acción que en él se desencadena, como por los giros y sorpresas que nos depara aun en el epílogo.

En definitiva, es una obra más completa, compleja y madura que su predecesora, con lo que Melani nos demuestra su progreso como narradora y se revela como una maestra a la hora de crear tramas, giros e hilvanar una historia en la que nada es lo que parece, nadie es quien parece ser y no puedes dar nada por sentado.

Divertida, adictiva y muy, muy entretenida, estoy ya empezando la tercera parte, Vein, pues tengo la inmensa suerte de tenerla en mi poder antes de su lanzamiento al mercado, cosa que sucederá el mes que viene.

Si quieres saber más, pásate por la web de Alienta editorial y podrás conseguir todos los libros, incluyendo Vein, que ya se encuentra en preventa.

Anuncios