Buenos días a todos. Hoy vengo con una nueva reseñita. Se trata de Red zone, la nueva novela de la escritora canaria Macu Marrero publicada por la editorial Dolmen. Después de Mihai. Mi vida junto a un strigoi y su continuación Señales (casi imposibles de conseguir a día de hoy), Macu cambia de registro hacia un tono más duro y crudo con una novela de zombies (infectados, mejor dicho) donde no falta la sangre y las vísceras regando todo el patio.

Red ZoneSinopsis:

En Manhattan se están sucediendo acontecimientos en los que los ciudadanos actúan de forma extraña y violenta. El primer caso en llamar la atención de la policía es el del asesinato de Peter Jackson, un alto directivo de una importante revista neoyorquina.

A raíz de una nota dejada por el asesino en la que dice: “Somos lo que comemos”, la policía de Nueva York tiene serias sospechas de que ese crimen tiene algo que ver con el robo de unos comprometedores archivos del ordenador del alcalde, donde se dan detalles de una extraño virus que está afectando a la población.
Es a partir de ahí cuando Robert Hutton y Marcus Veni se enfrentarán al Paciente Cero, un cabrón que estudia cada jugada… desde el banquillo.

Red zone nos ofrece una historia coral en la que presenciaremos el origen y las consecuencias al mismo tiempo de una infección que, en pleno Manhattan, desata la locura y el caos.

Cuando te adentras en sus páginas, la novela recuerda a una serie de televisión de la buenas, en la que la acción se desata vertiginosamente, sin apenas palabras para poner en situación al lector ni desarrollar más de la cuenta el escenario. Acción, acción, acción. Esa es la palabra que, para mí, mejor define la obra.

Quienes me conocen ya me han oído decir que no soy muy aficionado a la literatura zombie, pero no podía dejar pasar esta novela bajo ningún concepto. Y desde luego que no me arrepiento. Macu da muestras de seguir mejorando como escritora y parece no haber tocado techo aún con su estilo fluído y dinámico que apenas deja ocasión para tomar aire al lector.

Mención aparte merecen las estupendas ilustraciones que dividen cada parte de la novela, elaboradas por el genial José Gabriel Espinosa.

En definitiva, un libro muy bien llevado, diferente y muy entretenido que, auguro, será un punto y aparte en la carrera de esta gran mujer que es nuestra Macu Marrero.

¡A disfrutarlo!

Anuncios