Ya casi está aquí, muy cerca de nosotros. Junio es el mes elegido para el relanzamiento de una de las franquicias más esperadas y queridas para mí. Y es que Superman es más que un comic para muchos, más que un tio vestido con mallas que vuela y hace virguerías.

Sigo las aventuras del tipo de  la S, con algunos parones eventuales, desde que tengo once años y siempre me ha fascinado: un tio que, pudiendo hacer cualquier cosa que se le antoje, más cercano a un dios que a un humano, decide ayudar a la gente y se disfraza de persona normal para pasar desapercibido y sentirse lo más normal posible. Es admirable.

Eso fue lo que me enganchó del personaje. Cuando llegué a él, la serie, aún editada por Zinco, estaba en la saga del Erradicador, cuando un Superman corroído por la culpa, se autoexilia en el espacio, tratando de alejarse de los humanos con la esperanza de no volver a hacer daño a nadie jamás. Esta dualidad, este sentimiento de culpa, esta humanidad del personaje, me atrapó.

Henry Cavill es el nuevo Superman

Por y esto y por muchas otras cosas, el estreno de mano de Zack Snyder y Christopher Nolan de una nueva película, titulada Man of Steel, un relanzamiento de sus orígenes, muy lejos de la decepción que fue Superman Returns, es una gran noticia que me tiene en ascuas desde hace meses. Aunque trato de ver lo menos posible de las imagenes y los trailers que poco a poco van apareciendo en la red, no he podido evitar ver el último y más completo de  los que han salido hasta el momento. Henry Cavill, el actor que interpreta al de la capa, es nuevo para mí, pero es innegable que el papel le va al dedillo.

En él podemos ver al propio Superman en acción, al general Zod, su rival (menos mal que esta vez no es el dichoso Luthor, del que personalmente estoy hasta las narices), a sus padres, tanto biológicos como adoptivos… En fin, una muestra real de lo que será la película.

Y aquí lo tienes. Si te gusta el cine, si te gustan los comics, si quieres pasar un buen rato… No dejes de verlo.

Anuncios