Cualquiera que sea aficionado a la literatura fantástica, haya jugado a juegos de rol o de estrategia o haya tenido algún tipo de relación con el mundillo friki en general, ha oído alguna vez hablar de Magic, el encuentro (The Gatering, en inglish pitinglis), el juego de cartas intercambiables por excelencia.

Yo era uno de ellos. Llevaba años viendo sobres de esas cartas en las tiendas de comics que frecuento, libros, merchandising… Pero nunca me había picado la curiosidad por jugar, por entender su funcionamiento y por qué tiene enganchados a millones de jugadores en todo el mundo.

Ahora lo sé.

Todo comenzó estas navidades, buscando un juego de estrategia para un familiar. Pensé en el Munchkin, que lo había conocido tiempo atrás gracias a la Asociación Sojos. Ni corto ni perezoso, me acerqué a la tienda La Comarca, situada en Siete Palmas y de reciente descubrimiento por mi parte, dispuesto a hacerme con mi Munckin. Estando allí, los ojos se me fueron a los llamativos, con unas ilustraciones preciosas, y archiconocidos sobres de cartas Magic. Le pregunté al encargado de la tienda, Mario, por ellos y acabó convenciéndome. Además del Munckin Zombies (el normal no le quedaba) me llevé un Kit de Creación de Mazos de Magic que, según me explicó, es perfecto para comenzar en este vasto universo.

magic logo

De entrada, el regalo no fue especialmente bien recibido. Más bien, fruto del desconocimiento, pasó un poco desapercibido. Tardé varios días en aprender el funcionamiento de un juego que no tiene dados, tablero ni libro de instrucciones, para poder enseñarle el procedimiento al regalado. Encontré en Youtube varios buenos vídeos en los que explicaban lo básico para el desarrollo del juego: objetivo, tipos de carta, usos de cada una, turnos y fases de juego…

Sin tenerlas todas conmigo me lancé a jugar con el objetivo de mi regalo: un chaval espabiladísimo de doce años con una sed de todo que es de envidiar.

De entrada nos costó un poco y esas primeras partidas dejaron más dudas que diversión. A pesar de ello, supe que ya no había vuelta atrás. Sin entender del todo las cartas, sin tenerle pillado el tranquillo a los turnos y sabiendo que se me estaban escapando mil detalles del juego, supe que estaba perdido  Magic me había atrapado.

Gracias a los mencionados vídeos, alguna consulta en foros y sugerencias de Mario, le pillé la dinámica al juego. El kit nos permitía tener mazos decentes y bastante estándar para practicar e ir ganando experiencia a los dos, pues aunque un mazo de cartas suele rondar las sesenta unidades, en el kit vienen de sobra para varios jugadores.

magic montaña

Carta de maná de montaña

Pero espera, que me enrrollo antes de tiempo. Si aún no sabes qué es Magic, te hago un pequeño resumen: es un juego de cartas de fantasía en el que cada jugador es un caminante de los planos que, cuando se encuentra con otro, debe enfrentarse a él por la supremacía. ¿Cómo lo hacen? Fácil: con magia. Usando unas cartas llamadas de maná puedes invocar criaturas con las que atacar a tu adversario. Además, diversos conjuros, encantamientos, hechizos y artefactos te permitirán mejorar las habilidades de tus criaturas, hacer daño a tu oponente o cambiar de alguna forma las reglas del juego.

Esa es la esencia. El verdadero truco está en saber jugar cada criatura en su momento, aplicarle los conjuros que las mejoren de forma oportuna y saber defenderse decentemente. Parece fácil, pero no lo es tanto.

Tanto nos ha gustado Magic que en un mes ya hemos participado en un torneo. Ha sido en la mecionada La Comarca y servía de presentación para la nueva expansión de cartas llamada Intrusión. Jugamos por parejas y, aunque nos arrollaron en cada ronda, lo pasamos genial y aprendimos mucho viendo jugar a los que realmente saben. Porque ojo, que hay verdaderos profesionales por ahí que van a los torneos megapreparados y se saben las cartas de memoria, única forma, por otro lado, de jugar de forma dinámica sin tener que pararte a cada momento, como nos pasa a nosotros, a leer cada una de las habilidades de nuestras criaturas y encantamientos.

magic fresno

Carta de criatura de bosque

Pagando la cuota de inscripción, recibimos una caja con cinco sobres con los que se desarrollaría el torneo (el maná te lo tenías que traer de casa), una dado de veinte caras para contar los puntos que perderíamos (se empieza la partida, por lo general, con veinte) perdiendo y una pegatina. Además, sólo por participar, al final del torneo nos regalaron dos sobres más. Un lujazo.

Por fin, hoy acabo por comprarme mi propio Kit de construcción de mazos que, sumado a los sobres que yo ya me había comprado, ha convertido mi colección humilde en una un poco más decente gracias a sus 285 cartas. El kit incluye: 125 cartas semialeatorias básicas, un sobre de la expansión Innistrad, un sobre de la expansión Ascenso Siniestro, un sobre de la expansión Avacyn Restituida y uno de la Colección Básica 2013, 100 cartas de tierras básicas (maná), una guía de constructor de mazos, y una guía de Magic. Todo ello contenido en una caja ilustrada preciosa, como se ve en la foto. Por unos veinte euros, es una gran forma de comenzar la colección.

Kit magic

Mi kit, recién estrenado

En definitva, que acabo de poner mis pies en este mágico mundo y creo que va a ser por mucho tiempo. A los amantes de lo fantástico, ¿qué mejor que un juego en el que puedes lanzar hechizos o manejar a hombres lobo, caballeros, zombies, trasgos y cientos de bichos más para destruir a nuestros rivales?

Ahora, visto lo visto, me pregunto: ¿cómo no lo había descubierto antes?

Por cierto, el Munckin Zombies no lo hemos estrenado.

Anuncios