Ojalá que te vaya bonito, allí donde vayas a partir de mañana, querido año 2011. Como el roce hace el cariño, a este año que se nos va le he cogido, a pesar de la coyuntura, cierto apego y me da penita que se acabe. Muchos están deseando que se retire ya y deje paso a la sangre nueva del 2012 (como pasó el 20N), pero yo no tengo muy claro que el cambio vaya a ser a mejor (vaya, también como el 20N). Todos los indicios hablan de que va a ser un año malo y como mantengo la teoría de que lo que se piensa se tiene y hay mogollón de gente pensando que el 2012 va a ser una pequeña catástrofe, pues va a ser que así será. No he oído a nadie decir: “va a ser malo, pero sus cosas buenas tendrá y saldremos pa’lante”. No señor, todos a lo gafe matando a la cabra antes de que llegue el invierno.

LMdH en la Feria En mi caso particular, 2011 ha sido un año bueno en muchos sentidos. En lo tocante a mi vertiente literaria, he visto publicada mi segunda novela, La maldición de Hilena, gracias a la editorial Bilenio y tenido la ocasión de presentarla en la Feria del Libro de Las Palmas. Además, ha sido escogida como lectura obligatoria en varios centros de mi comunidad, y eso me llena de orgullo porque durante los primeros meses de este infame 2012 que se nos avecina podré encontrarme con esos alumnos que lo hayan leído y compartir un rato de charla con ellos, cosa que disfruto enormemente.

Además de La maldición de Hilena he publicado dos relatos en este año. El primero fue el relato corto Hargür pensó, seleccionado para formar parte de la antología Descubriendo nuevos mundos editado por la Federación Española de Fantasía Épica  y que presenté, junto a otros de los autores participantes, en la Imagicón celebrada en Mislata este pasado Noviembre. Esta experiencia me hizo ver que el mundillo fantástico en España goza de muy buena salud y está destinado a seguir creciendo en este horrible año 2012.

El segundo fue Siempre perfecto, publicado en la antología solidaria a beneficio de Cáritas titulada Relativamente. Relatos de la imaginación. Esta obra se encuentra a la venta en ebook en la tienda online tuwebook.com.

Por otro lado, he publicado la versión ebook de La Sombra de Pranthas, con nueva maquetación y una espectacular portada de la mano de José Gabriel Espinosa. Era una espinita que tenía clavada y he podido quitármela por fin. Está disponible tanto en Amazon.es como en tuwebook.com a un precio más que asequible.

Además, he terminado la que sería mi tercera novela, El silencio de Sara, dentro del género de misterio juvenil, que en estos momentos se encuentra en poder de una editorial para su posible publicación y de la que espero poder dar noticias muy pronto.

Así pues, el año 2011, en lo literario, ha sido un buen año para mí. Lo único que le pido en esta materia al nuevo año que se nos avecina (casi diría que “se cierne” sobre nosotros) es que sea, al menos, igual de bueno.

Han sido muchas las personas que han colaborado para que todos estos proyectos salgan adelante y sólo mencionaré a algunas: Verónica García, de Bilenio Publicaciones, pues sólo su fe ciega en mi obra permitió su publicación en tiempo récord; Carmen Cabello, su fuerza y carisma hicieron posible (junto con muchos otros miembros de la FESFE) la Imagicón de Mislata; Amando Lacueva, cuya energía emprendora en lo literario no tiene parangón; Josema

LMdH en Imagicón 2011

Beza, no puedo dejar de mencionar a alguien que me ha apoyado desde que mi primer libro ha salido a la calle y para el que sólo tengo palabras de agradecimiento; Víctor Conde, cuyas palabras escucho (y leo) con mucha atención. Pero hay muchos otros que, de una forma u otra, han participado en todas estas aventuras en las que me he embarcado y que no he mencionado aunque ellos saben quiénes son. A todos ellos, muchas gracias.

Por supuesto, el mayor agradecimiento es para aquellos que se han “atrevido” a acercarse a mis textos y darle una oportunidad tanto a las novelas como a los relatos. Sin ellos, nada de todo esto tendría sentido.

Les deseo que tengan un feliz final de año 2011 y que el 2012 llegue cargado de buenas noticias, buenos momentos y mucha felicidad.

¡Salud!

Anuncios