Hoy, que amenecemos en nuestros paraíso, nuestro rinconcito del mundo, pacífico y amable, quiero enviar un humilde mensaje de solidaridad con los que están sufriendo por este tembleque que le ha dado a la Madre Tierra, y no solo en Japón, pues aún está muy fresco lo de Haití. ¡Mucho ánimo y a seguir adelante con fuerza!

Anuncios