Pues sí, ya está aquí una neuva edición del Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor y este año para mí es más especial que nunca. Este año es la primera vez que lo acojo como librero, ofreciendo en mi establecimiento esos gratos momentos de felicidad escrita que siempre nos otorga un buen libro.
No voy a hablar de la importancia de la lectura, ni del papel del libro en el desarrollo de un individuo. Eso ya lo sabemos todos. Hoy es un día para celebrar el libro porque sí, por sí mismo como entidad autónoma, porque hoy en día el peso de esta herramienta cultural en nuestra sociedad debería hablar por sí solo. Sin el libro, simplemente, nunca habríamos llegado a donde estamos, a ninguno de los niveles. Así pues, desde este humilde rincón de la red, quiero darle las gracias al libro por ser como es, deseandole que siga así, otorgandonos felicidad, por muchos años más.
Además, ayer tuve el inmenso placer de compartir una hora de charla con alumnos del I.E.S. Santa Teresa de Jesús, con un grupo que me ha hecho el honor de leer `La Sombra de Pranthas’. A cambio, yo he ido allí a darles la brasa un rato, hablando sobre mi libro, sobre el negocio de la literatura y un sinfín de cosas más con las que espero no haberles aburrido demasiado…

Sólo tengo palabras de agradecimiento para las tres profesoras responsables de que tanto la lectura de mi obra como la charla hubieran podido tener lugar, por apostar por un joven autor canario en detrimento de los grandes pesos pesados de la literatura universal. ¡Muchas gracias!

Anuncios