Hoy en día, que el cibermundo está plagado de blogs (o bitácoras), videoblogs, páginas personales, foros, y un largo etcétera, yo me pregunto :¿de dónde diablos vamos a sacar el tiempo para leer? Porque a todo eso que ya he mencionado hay que añadirles libros, periódicos, revistas… El día a día es complejo: trabajo, niños, estudios, el hogar… Cada hora del día cubierta con una u otra responsabilidad en función de la edad y posición de cada uno. Y vuelvo y pregunto: ¿de dónde sacamos el tiempo para leer? Respuesta: no tenemos tiempo. Yo tengo en mi programa de navegación por internet diversos blogs entre los favoritos, páginas de conocidos, escritores, bitácoras divertidas o entretenidas… Pero es muy rara la ocasión en la que puedo permitirme el lujo de sentarme ante el ordenador y navegar por ellas relajadamente. Y es que yo tengo, además de todo lo dicho, que buscar tiempo para escribir, una pasión difícil de combinar con las tareas diarias.
¿De qué nos sirve tanta saturación de información si al final apenas hay tiempo para asimilarla?
En fin, espero que haya alguien algo menos ocupado que yo que pueda encontrar este blog y leer estas líneas tranquilo y sin prisas, que es como suelo hacerlo yo…

Anuncios