Ayer tuve el privilegio de volver a presenciar el último espectáculo del grupo de humoristas argentinos Les Luthiers, que vinieron a mi ciudad, a Las Palmas, dentro de su gira Las Obras de Ayer.
Llevo muchos años siguiendo de cerca a este genial grupo de músicos y no me canso de verles y escucharles. ¿Qué quienes son Les Luhtiers? Aunque creo que haya pocos que no lo sepan, os dejo un breve resumen sacado de elpais.com que está muy completito:

Les Luthiers está formado por Jorge Maronna, Carlos Núñez Cortés, Carlos López Puccio, Daniel Rabinovich y Marcos Mundstock.

Los integrantes del grupo unieron su ingenio por primera vez en los años 60, cuando interpretaron la Cantata Laxatón, cuya letra estaba basada en el prospecto de un laxante.

El primer espectáculo que llevaron a un teatro se llamó ¿Música? Sí, claro, cuando todavía se llamaban I Musicisti.

En 1967, cuatro de los integrantes de I Musicisti decidieron separarse y ahí comenzó la historia. Adoptaron un nuevo nombre, Les Luthiers, y comenzó su trayectoria. En 1969 Carlos López Puccio se unió al grupo.

En 1973 falleció Gerardo Masana, un duro golpe para el conjunto. Hasta el día de hoy, en todos los programas de mano de los espectáculos del conjunto se lee: “Fundado por Gerardo Masana en 1967”.

1995 fue un año clave, ya que Lino Patalano asumió la representación del conjunto impulsando su proyección internacional.

Desde entonces, este grupo no ha hecho más que cosechar éxitos. Nueve discos, exitosos espectáculos y más de veinte premios avalan su trayectoria artística.

Las Obras de Ayer es un espectáculo basado en algunos de sus temas más emblemáticos como “El sendero de Warren Sanchez” o “La cantata del adelantado don Rodrigo Díaz de Carreras, de su hazañas en tierras de indias, de los acontecimientos en que se vio envuelto, y de como se desenvolvió”, aunque ligeramente revisados y adaptados a los tiempos.

Pero a pesar de los años pasados desde su primera interpretación, estos temas no han perdido ni un ápice de su gracia y picardía, y por más que los veo no dejo de reírme con ellos. Les Luthiers me han acompañado desde la infancia y han crecido conmigo. Espero poder seguir envejeciendo con ellos y hacerlo con la alegría y el buen humor que estos cinco genios desprenden allí por donde van.

Anuncios